16 dic. 2013

Rubias devorahombres

Mis allegados cuando deciden recomendar a un tercero este blog, sin un objetivo claro, dicen su nombre de forma efusiva con el mensaje subliminal “Imagínate con este nombre de qué va la cosa”.

En realidad desde que decidí crear este rincón de esparcimiento personal los comentarios que he recibido daban a entender que soy otra tocahuevos más que ve machismo en cualquier contexto de la vida. 

Hoy toca eludir al mito, nada machista, de la rubia tonta. Amoldándose a los tiempos modernos este mito ha conseguido adoptar una performance que mis compis del diario El Mundo han tenido la indecencia de crear. 

Como novedad incluiré una captura de pantalla para que no me tachen de juntaletras exacerbada.

Resulta que para una de las cabeceras más importantes de la prensa española la primera ministra danesa es “una rubia”. Pero no sólo una rubia (con todas las connotaciones peyorativas que conlleva la expresión, que no el color) sino además una rubia “buscona” rompematrimonios. 

Véase además cómo este periódico dirigido por el respetado profesional Pedro J. Ramírez entrecomilla la palabra víctima cuando se refiere a ella como objeto de deseo de Silvio Berlusconi. El entrecomillado no me queda claro si es porque para el redactor de la pieza en cuestión considera que un septuagenario con ínfulas de capo de la mafia te mire lascivamente es un privilegio. 

Por otro lado, y tras una exhaustiva labor de investigación por parte de la plantilla de El Mundo, encontramos que la palabra desnuda es el concepto que los internautas daneses asocian con su primera ministra en sus búsquedas de Google. Algo digno de escándalo, a ninguno de nosotros se nos ocurriría enlazar el desnudo con Rajoy, pero no precisamente por respeto. 

Llevo un rato pensando qué pretendían transmitirnos los profesionales de la comunicación española con este tipo de pie de fotos. Quizás no les han dado por buscar a Pedro J. Ramírez en Google pero os aseguro que no pondrían jamás de pie de foto la palabra que sale relacionado con él.

En realidad aún no me ha quedado claro cuál era el problema de que Obama se hiciera una foto con la primera ministra danesa, si fuera Merkel daría lo mismo, pero la belleza demasiadas veces es más una carga que una virtud, al menos si quieres que te tomen en serio en esta vida. Lo que realmente me sorprende es que no se mencionara que, tanto la guapa como su íntimo amigo se estuvieran haciendo una foto tan alegremente en un entierro.

Parece que una falta de respeto es menos censurable que ser rubia y atractiva. En realidad entiendo a las muchachas de Femen (que próximamente tendrás su propio post), parece que en esta vida para hacerse notar no sirve con ser una persona válida y profesional. Ahora hay que vender carne, y como bien dice mi blog, en esta vida No sólo hay carne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario